Lugares de memoria liberal de la última guerra carlista en Navarra. Su presencia en el callejero de Pamplona (1873-1937)

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

##plugins.themes.bootstrap3.article.sidebar##

Publicado 21-02-2012
Ángel García-Sanz Marcotegui

Resumen

Durante la última guerra carlista en Navarra los partidarios del Pretendiente legitimista encontraron una gran resistencia en la toma de varias localidades, a pesar de que algunas de ellas estaban casi desguarnecidas. Se trata de Cirauqui y Estella, que fueron conquistadas en 1873, y de Pamplona, que sufrió un asedió de cinco meses entre 1874 y 1875. En los tres puntos la decidida actuación de sus defensores y el alto precio que tuvieron que pagar por ello (asesinatos incluidos en Cirauqui y el gran aumento de la mortalidad a causa de las epidemias en Pamplona) adquirieron un gran simbolismo para los liberales navarros. De ahí su empeño, fallido a la larga, en perpetuar el recuerdo de esos hechos cambiando los nombres de algunas céntricas calles pamplonesas y construir una «política de memoria» con las nuevas denominaciones («Mártires de Cirauqui», Héroes de Estella» y «Dos de Febrero»). Tal decisión provocó la enemiga de los carlistas que lograron devolver a las calles sus nombres tradicionales entre 1900 y 1903 y finalmente en 1937.

Abstract 117 | PDF Downloads 1626

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Miscelánea