¿Olvidar a Foucault? Surveiller et Punir y la historiografía veinte años después

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

##plugins.themes.bootstrap3.article.sidebar##

Publicado 22-06-2018
Justo Serna

Resumen

 El lunes 25 de junio de 1984 moría en París Michel Foucault. Ha

pasado mucho tiempo, y  esa misma distancia nos permite evitar los

diagnósticos expeditivos, las condenas circunstanciales o las celebraciones

apresuradas de su obra. Decía Emil Ciaran que no deberíamos

escribir sobre lo que no hubiéramos releído. Por mi parte, creo haber

cumplido ese diellIm,  he releído a Foucault tratando de averiguar razonablemente

qué le debemos y a qué no nos resignamos. La labor no es

sencilla, puesto que me obliga a abordar una obra original e incómoda,

profunda e irritante, de estilo expresivo y  caracterizada por una fortísima

presencia autorial: una obra, en fin, de la que son deudores numerosos

comentarios y  adhesiones, analistas más o menos avezados y  avalistas

esforzadamente fieles.

Abstract 88 | PDF Downloads 409

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Dossier