El arconte gris

##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

##plugins.themes.bootstrap3.article.sidebar##

Publicado 25-04-2012
Ramón Esparza

Resumen

El archivo, como depósito de memoria, es hijo directo del racionalismo ilustrado, que aspira a la clasificación total del saber. La Fotografía, hija del mismo modelo de conocimiento positivista, se muestra, desde su invención, como un instrumento adecuado a la idea de ordenación del mundo propuesta por Linneo o Newton. Desde el primer momento surge la idea de constituir un enorme archivo gráfico de los objetos visibles y ya a finales del XIX comienza la aplicación de la imagen fotográfica a distintas prácticas clasificatorias, como las antropométricas y fisionómicas de Bertillon y Galton. Bertillon es consciente de que la utilidad del archivo fotográfico depende de que cada objeto catalogado sea reproducido siguiendo una metodología muy precisa. Y esta idea es la base de una ideología de archivo que se manifiesta más tarde en ámbitos muy diferentes. Desde Karl Blossfeldt al proyecto fotográfico de August Sander, Hombres del siglo XX, la idea de método, de contención del autor como marca de estilo, es una constante en la fotografía del siglo XX. Paradójicamente, esa cultura de archivo tarda mucho en aparecer en uno de los ámbitos donde parecería más necesaria: el de los medios de comunicación. La idea de que la imagen fotográfica es un objeto perecedero, que muere con el acontecimiento que registra, ha estado presente en las redacciones hasta hace muy poco tiempo.

Cómo citar

Esparza, R. (2012). El arconte gris. ZER: Revista De Estudios De Comunicación = Komunikazio Ikasketen Aldizkaria, 6(11). https://doi.org/10.1387/zer.6088
Abstract 193 | PDF Downloads 222

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
Artículos